«Salvador Dalí sedujo a muchas mujeres, en especial a mujeres norteamericanas; pero estas seducciones consistían habitualmente en hacerlas acudir a su apartamento, desnudarlas, freír un par de huevos, colocarlos en los hombros de la mujer y ponerla de patitas en la calle sin haber articulado ni una sola palabra.»
(Luis Buñuel).

Recibe tu dosis HA! cada día en tu mail
Al cargar esta imagen nos permites saber que nos has visitado. Tampoco queremos saber nada más, respetamos tu intimidad. ¡Gracias!