El Beato Ranieri libera a los pobres de la prisión