El holocausto, por David Olère