Las proporciones de la cabeza, según da Vinci