La burla de Cristo

Extraña escena de unas manos cortadas dándole una paliza a Cristo. ¿Surrealismo en el siglo XV…?

the-mocking-of-christ-1441-jpghd

(1440)
Fra Angélico

Fresco.
Basilica di San Marco, Florencia.

Seguir leyendo “La burla de Cristo”

La botella de peppermint

Este cuadro es una espectacular obra maestra del maestro del bodegón.

peppermint

(1895)
Paul Cézanne

Óleo sobre lienzo
65.9 x 82.1 cm.
National Gallery of Art, Washington, D.C.

Seguir leyendo “La botella de peppermint”

Dos ciegos cruzando un puente

Del creador del famoso kōan “¿Cuál es el sonido de una mano?” nos llega este otro kōan visual.

ciegos-hakuin

(1770)
Hakuin Ekaku

Tinta.
28 x 83.8 cm .
Museum of Fine Arts, Boston.

Seguir leyendo “Dos ciegos cruzando un puente”

URSS en construcción

No podemos ni imaginar cómo El Lissitzky pudo seguir experimentando así en pleno estalinismo.

lissitsky

(1940)
El Lissitzky & Sophie Lissitzky-Küppers

Portada de ‘URSS en construcción’, núm. 2-3, Febrero-marzo de 1940.
Huecograbado y tipografía.
42 x 30cm.
©Fundación José María Castañé, Madrid

Seguir leyendo “URSS en construcción”

Júpiter e Ío

Correggio nos muestra uno de los disfraces de Júpiter para practicar sexo.

corregio-io

(1531)
Antonio Allegri da Correggio

Óleo sobre lienzo.
163 x 74 cm.
Kunsthistorisches Museum, Viena.

Seguir leyendo “Júpiter e Ío”

El Quijote

El ilustrador que mejor plasmó la figura del Quijote.

dore-quijote

(1863)
Gustave Doré

Grabado.
Ilustración para The History of Don Quixote, by Cervantes. Cassell & Company (1906).


Gustave Doré ilustró las grandes obras de la literatura universal, de la Biblia al Quijote.

Esta ilustración pertenece a la portada de este último libro y muestra al ingenioso hidalgo enloqueciendo después de leer tanta novela de caballería. De su mente nacen las criaturas que pueblan este magnífico dibujo.

En esta edición hay un subtítulo bajo el dibujo, a modo de epígrafe: “Un mundo de ideas desordenadas, escogió de sus libros, amontonados en su imaginación

Doré representó en esta estampa toda la iconografía de la obra a modo de resumen: Princesasdragones, caballeros  y demás seres (fijaos en los caballeros cabalgando ratones de abajo) se aparecen a la manera de los grabados de Goya, artista que sin duda el ilustrador conoció.

Doré realizó otras 376 ilustraciones igual de buena para el libro mediante el grabado al aguafuerte.

Hay que tener en cuenta que para preparase, el artista francés estuvo una buena temporada en España (Granada, Madrid, Valencia, Galicia, Andalucía…) y por supuesto visitó también los lugares que inspiraron a Miguel de Cervantes para escribir su famoso libro.

Este viaje impactó mucho en el artista y supo representar con bastante fidelidad los paisajes españoles, además de retratar a la perfección los delirios de Don Quijote.

Gustave Doré fue uno de los ilustradores más prolíficos de la historia del arte ( “¡Lo ilustraré todo!“, llegó a decir de forma quijotesca) y fue quizás el que mejor supo interpretar los universos del personaje de Cervantes, que obsesionó a artistas durante siglos, de Picasso a Terry Gilliam, pasando por Hunter S. Thompson.

Gustave Doré