La obra más robada de la historia del arte